Tesis Docencia Docencia Caverna del Trol

Caverna

Disertación Rockera en torno al Azote, en castellano

Este adiós no maquilla un hasta luego, este nunca no esconde un ojalá, estas cenizas no juegan con fuego, este ciego no mira para atrás.

Este notario firma lo que escribo, esta letra no la protestaré, ahórrate el acuse de recibo, estas vísperas son las de después.

A este ruido tan huérfano de padre no voy a permitirle que taladre un corazón podrido de latir, este pez ya no muere por tu boca, este loco se va con otra loca, estos ojos no lloran más por ti...

Joaquín Sabina – “Nos sobran los motivos”

 

Ha pasado más de un año desde que me senté a escribir una disertación rockera sobre el azote, utilizando principalmente canciones en inglés. Eso fue así porque es lo que más oigo, o al menos es lo que yo creía, pero también escribí mi disertación a manera de asumir una faceta más productiva de la catarsis que debía atravesar dado mi último rompimiento amoroso, sin embargo, ahora que oía las canciones en castellano con más atención, descubrí que ésta disertación en castellano también logró en mi una resonancia que me obligó a hacer una reflexión retrospectiva amorosa mucho más amplia, recordando chicas e historias de mucho tiempo atrás y que ahora conmemoro con mucho cariño la verdad. Fue claro entonces que la música en castellano me ha acompañado más de lo que quise reconocer en el 2010. Pero numéricamente sí se reafirmó mi preferencia músical porque si para la disertación en Inglés re-escuche más de 7,000 canciones y elegí casi 750 cacniones azotadas, para la disertación en castellano re-escuhe apenas más de 3,000 canciones y sólo seleccioné 300 canciones adecuadas para el azote, pero sólo comentaré menos de la tercera parte en este texto, además de que ahora podrán oir dichas canciones.

Cabe una aclaración antes de empezar: descubrí que podría hacer una disertación completa del azote sólo con las canciones de Joaquín Sabina, al cuál he oído constantemente a lo largo de los años, así que no exagero en decir que es básico para mi en éstos procesos. Creo que Joaco tiene, al menos, una canción para cada etapa, pero me limité y sólo escribí sobre 11 canciones ahora, aunque en la lista en extenso encontré 41 canciones de él. Entre tantas canciones de este monumento al pop del estado español y los otros varios géneros que comentaré a lo largo del texto, me hicieron pensar en cambiar el título de la disertación a musical y no rockera, pero si ustedes me permiten algo de licencia musical, trataré de seguir las etapas que describí en la disertación pasada metiendo principalmente rock, pero sé que no lo lograré del todo, van muchos generos heterogenos en este escrito.

Según yo, las etapas del azote son trece: la Negación, la Confusión, la Despedida, la Soledad inicial, el Fondo, Mirar hacia arriba, Escalar en el autoengaño, la Esquizofrenia, la etapa de la Justa proporción, la Soledad con Ecuanimidad, la Reflexión introspectiva y por último, una etapa muy personal: los buenos deseos. Claro que hay sub-etapas y afortunadamente hay varias canciones que pueden oírse en una u otra etapa, pero traté de sintetizarlas y haré un recorrido musical breve por cada una. 

 

La Negación

Estos procesos de desamor comienzas generalmente de manera imperceptible, como un subterfugio de la realidad, con la negación. Esto quiere decir que uno no ve, no quieres ver que algo sucede, que algo no está bien en tu relación. Uno prácticamente se obsesiona con el amor que ya se está terminando pero no aceptamos su decadencia, el típico: ‘no pasa nada’, o peor, el ‘todo es posible para nosotros’, ‘lo nuestro lo puede todo’: Chavela VargasObsesión”. Elegí esta canción para empezar porque las rancheras son las canciones en el castellano de México que por antonomasia cantan al azote… los conmino a hacer un breve recuento entre las canciones que conocen, el azote es el tema más prolífico de la ranchera, como lo es también para los géneros tradicionales en el sur del continente y en la península ibérica: para el Tango y el Flamenco. Y justamente ésta canción, “obsesión” tiene una versión híbrida entre el flamenco y el jazz cubano que me encanta, e interpretan Bebo y el Cigala; aunque se oponga el mundo serás para miamor es el pan de la vida, amor es la copa divina, amor es un algo sin nombre que obsesiona al hombre por una mujer que más negación que ésta ofuscación emocional.

La negación hace el triste esfuerzo de escudriñar en lo que ya no está, a los rechazos, le antepone la persistencia y en un giro de 180 grados musicales tenemos en el merengue de Juan Luis Guerra la canción “Ayer” justo para esa actitud. Tú buscas, insistes, persistes y al principio parece que, el que te rehúyan es fortuito, el que las cosas ya no sean igual que antes, es casualidad y en el fondo no te das cuenta que aquello termina  y pese a las señales tú crees que el amor prevalecerá!!!

La negación no se satisface sólo con el rechazo de la realidad individual, pide, incluso suplica que en el juego del engaño también participe el otro. El grupo chileno Congreso canta en “Pasillo de amor”: finge que me amas y abrázame fuerte; ya te estas dando cuenta que la relación no va bien, condición perfecta para  entrar a la siguiente etapa:

 

 

La Confusión

Rita Guerrero

Aunque no lo quieres ver, es inevitable, no entiendes que pasa en tu relación o si es una cuestión sólo en tu cabeza ¿será que es el mundo el que esta mal? Porque con la persistencia de la negación no puede ser ella o tú, tiene que ser el mundo que te rodea. Una canción, no propiamente del azote pero que me parece clara de cómo uno en la confusión quiere estar junto a su pareja aunque las circunstancias no lo permitan, de cómo sentimientos y razón provocan desazón y descontrol, No si realmente la razón, me ha dejado ya sin corazón… frase de uno de los grandes grupos del verdadero rock mexicano y que integraba, entre varios buenos músicos, a la diosa del Rock nacional Rita GuerreroDe los pocos, si no el único, grupo mexicano que supo encontrar su estilo, su música, sin copiar burdamente lo que venía de fuera, sino que magistralmente reinterpretó para crear lo propio, que además de ser particular, fue muy bueno:  Santa SabinaEstando aquí no estoy”. Ella, debo confesar, que me encantaba, fue una de las pocas figuras artísticas populares que realmente llamaron mi atención de púber, pero además fue un gusto que crecía, maduraba y se afianzaba. Después de oírla un par de veces reconocí que había, no sólo algo bueno ahí, sino algo característico y particular de ella, después mi admiración musical y estética (siempre me pareció guapísima) se afianzó una vez que tuve oportunidad de oírla y verla en el ‘Hijo del Cuervo’, ahí, cerquita, a menos de un metro, me cautivó, pero mi admiración creció a fascinación por la persona en su cabalidad después oírla organizara las primeras caravanas zapatistas en una reunión en el CUT, a la cuál fui por cierto con una de mis ex’s. Sin duda una muy lamentable pérdida del 2011, para todos quienes la conocieron, quienes la admirábamos, para el rock nacional y para el país también me atrevería a escribir.

En ésta segunda etapa de la confusión debo colocar la primera canción de Joaquín Sabina; una canción de esas imprescindibles: “¿Quién me ha robado el mes de abril?” gran desconcierto emocional y musical que se pregunta: ¿Pero cómo pudo sucederme a mí?, ¿quién descorazona mi corazón?… ¿porqué, además de irse, me hurta todo lo que hay en ese cajón? Abril, también siempre ha sido un buen mes para mis amores, de verdad, lástima que después casi inevitablemente, una y otra vez, me he quedado sin él.

En el embrollo y perplejidad de descubrir el venidero abandono preguntas cosas absurdas, como aquella cuestión que después resulta la más obvia: “¿Porqué te vas?” que es una canción sorprendentemente (al menos para mi) multicovereada a lo largo de las décadas, que originalmente es de José Luis Perales, pero que ha tenido eco en grupos tan disimiles como: Jeanette, Attaque 77, Tijuana No, La oreja de Van Gogh, Aurora y la Academia y una hasta encontré entre mis curiosidades musicales dos versiones en francés, pero la realmente simpática es el interpretada por una ex actriz porno Laure Sainclair. Con frases como todas las cosas que quedaron por decir, se dormirán, o todas las promesas de mi amor se irán contigo, me olvidarás, me olvidarás… ésta canción es uno de los cliches del azote en castellano, cursi hasta la nausea, pero tiene, sin embargo, una versión muy sencilla y aceptable: por increíble que parezca acá les dejo a Manu Chao haciendo audible ésta canción.

La confusión también tiene una parte positiva, que es cuando uno comienza, aunque infructuosamente, a cuestionarse actitudes dañinas (de los dos) y descubriendo lo simple que puede ser hacerse daño, con cosas tan simples como verse, con buscarse el uno al otro, con el ir en contra de la recomendación de todos a tú alrededor y seguir intentando, lo imposible. Y para esto, el grande de la ranchera: José Alfredo JiménezPorque volviste a mi”. Generalmente los procesos de truene son procesos de ida y venida, de duda, de no saber, de no estar seguro, de querer intentarlo, de la necedad de intentar lo imposible y a mí nunca me había pasado, hasta...la última vez, hasta el punto en el que hubo una mini-vuelta y después de ese absurdo empeño sentimental me acordé de esta canción; que no estaba en mi repertorio, pero ya está.

 

El Arrastre

Tras la etapa de la confusión viene el ardor y la pérdida de la dignidad, en breve la etapa en que uno es capaz de arrastrarse. Y aquí conviene, hacer una breve pausa y comentar que todas éstas etapas son en realidad atemporales y dicha cualidad les concede paradójicamente, la posibilidad de durar años o segundos; depende de la persona y las circunstancias. A veces una etapa como ésta, la arrastrada, puede prolongarse en una relación enferma semanas, meses, AÑOS!!! aguantando, soportado, tolerando de todo con tal de que no te dejen; o bien, por contraste puede ser que ésta etapa te dure tan sólo un instante, un suspiro, un aleteo de mariposa, un fugaz momento de flaqueza en él que, en silencio pero con fuerza, resuena desde el fondo de tu inconsciente: Siento dolor profundo de tu partida, y lloro sin que tu sepas que el llanto mío, tiene lagrimas negras. Les cuento que estoy avocado a buscar cuanta versión exista de esta canción: “Lagrimas Negras” y me he dado cuenta de que estoy en serios problemas porque es ampliamente interpretada, pero dejen ponerles la primera versión que escuche y que me cautivó de niño Oscar Chavez. Recuerdo que en los viajes familiares, entre otras cosas, mis padres ponían en la Combi Volkswagen blanca, con radio/caseter a Oscar Chavez en cassette memorex negro, y cantábamos, y ya entonces, si, entonces con … seis, siete años, yo sufría la pena del extravío de lo que podríamos llamar mi primera novia; relación infantil, inocente y fugaz pero la verdad muy sincera, terminada no por nosotros sino por los inevitables alejamientos que al crecer se producen entre las amistades (adultas e infantiles). Pero Lagrimas negras ha estado ahí en todos los procesos del azote y también quiero recomendar una de las últimas versiones que he adoptado, de nuevo, la de Bebo y el Cigala, quienes interpretan con un sincretismo transoceánico prodigioso una versión insuperable.

Pero por supuesto que el arrastre no es sólo llorar, es también suplicar y para eso podemos encontrar en el Rock argentino, la plegaria más bella y más inútil:  No quiero soñar mil veces las mismas cosas, ni contemplarlas sabiamente, quiero que me trates suavemente...   Soda Stereo, “Trátame suavemente” y cuando eso falle, ¿qué queda? uno quiere morir “Asesíname” de otro grande del Rock argentino Charly García, por darte lo que di, me transformé en un souvenir. Pero ni ese consuelo te concede el amor, porque el corazón es el surtidor de místicos pesares, que hace al hombre arrastrar largas cadenas, yo te juro arrastrarlas por los mares, infinitos y negros de mis penas frase de bolero contundente para esta etapa “Juramento”, yo conozco la versión de Compay Segundo.

 

La Despedida

Y entonces, lo inevitable sucede, llega el adiós, la despedida como etapa ineludible. El así tenía que ser… con la insuperable, lacrimógena y al mismo tiempo tan decisiva “Cuidándote” de Bebe.  La verdad, ésta canción aún me duele cuando la oigo, porque me recuerda que hay letras que cantan lo que te ha ocurrido tan acertadamente, que asusta: …y la dejaste volar y tus ojos lloraron hasta doler… pero a tenía que ser… (La canción parece no tener video pero éste no está mal).

Etapa que alberga una paradoja inconsciente, porque en el fondo de tu ser, sabes que llegará el término, que es inevitable, sin embargo, omites asumirlo, pero tienes esa conciencia antes incluso de que ocurra y hasta asumes que “Que ya viví, que te vas”, el poeta Silvio Rodríguez escribió una canción durísima que recientemente tiene una versión increíble cantada por Los Bunkers, que es igual de fuerte que la original, pero llevada al genero que mas me gusta, el Rock.

Otras posibles despedidas inevitables vienen de la separación física, geográfica, o de la separación irremediable de la muerte. En esa tesitura quiero compartirles una excelente canción, que no está en castellano sino en Catalán (y un poco de inglés), pero que es de un grupo mexicano, grupo joven de Guadalajara: Radaid, que aunque menos conocido sin temor a equivocarme puedo asegurar decisivamente que es uno de los mejores grupos, si no el mejor, actualmente tocan en México; la canción: “Butterfly” (Video 1)(Video 2), que en realidad es una canción que se aferra a la esperanza de sólo necesitar al ser amado para vencerlo todo, porque al ver los ojos del otro, la distancia se convierte en nada y por tanto Yo te esperaré, la distancia no importa,  y ahí con el corazón en carne viva, el amor te da la entereza de esperar la eternidad si es necesario. La verdad les he querido preguntar a estos chicos, pero no me he atrevido, el origen o la inspiración exacta de esta canción, pero sea cual fuese, si separación geográfica, la separación del simple abandono amoroso o la separación inexorable de la muerte, el sentimiento de despedida es el mismo y dolorosa, profundamente dolorosa hasta que la música te intenta levantar del piso salpicado de tus lagrimas para azotarte nuevamente con la fuerza de todo el ensamble al unisono, arremetiendo contra tu subconciente como sólo ellos saben hacerlo, excelente canción de verdad.

Otros amigos que tocan muy bien compusieron “Qué te vas”, Son de Aquí, el corazón se disputa entre los impulsos de baile y la acinesia de la depresión, pero si hay que salir de alguna forma que sea cantando y bailando, o bien riéndose de la situación (aunque es pronto para esa etapa) pero entre risas, siempre encuentro a mis amigas, mis hermanas, mis amadas: Banda de las Recodas, No te puedo sacar de mi cabeza que cierran esta etapa de despedida con y ahora te vas.llevándote la única belleza que había entre tanta pobreza "No te puedo sacar de mi cabeza".

 

La Soledad

Tras la despedida viene, obviamente, la soledad. Y como todas las etapas ésta puede tener sub-etapas, una de las cuales es la curis, la soledad autoflajelante representada por MecanoMe cuesta tanto olvidarte” cursi, si, pero hay que reconocer que la canción es maravillosa y que contiene una frase incisiva como pocas; frase que he cantado turene, tras truene, tras turene: y aunque fui yo quien decidió que ya no más, y no me cansé de jurarte, que no habrá segunda parte, me cuesta tanto olvidarte.

La soledad también tiene algo de inevitable, pero no como lo forzoso de la despedida para el fin de una relación, ni en el sentido de no poder salir de la etapa, no, la soledad de ésta etapa está marcada por el esfuerzo de olvidar, de sobreponerse al dolor, de superar ciertos sentimientos, pero es muy pronto, apenas comienza el azote y entonces es inútil que pretendas apartarte, de este amor que me abraza y me torturavivir en ti es mi locura,.. y vamos por la vida sin ventura, separados tu y yo en desconsuelo, cuál estrellas gemelas que en los cielos inundan con sus lagrimas la alturaInútil”, canción tradicional veracruzPastor Cervera-Ed Pentagramaana llena de bellísimas imágenes y que yo conozco de la voz de Pastor Cervera. La exaltación ranchera de la “Soledad” en voz de Chavela Vargas sigue con estas imágenes de noches de penar hondo, silencioso y desgarrador …Soledad, fue una noche sin estrellas, cuando al irte me dejaste tanta pena y tanto mal, soledad, desde el día en que te fuiste en el pueblo sólo existe un silencio conventual. Pero la soledad roquera duele igual y para seguir con la promoción que bien se merecen, les recomiendo una canción en inglés de mis admiradísimos Radaid, “Shine”(Video 1)(video 2), para despertar de esas noches negras inevitablemente sólo, echando en falta tu voz : Wake up alone, missing your voice, I could stay alone tonight, like old days (¿Puedo confesarles que además Sofi, se esta convirtiendo rápidamente es mi amor platónico? Pues ya lo hice…en fin).

También fuerte y angustiante soledad la del “Breve espacio en que no estás” de Pablo Milanes. La zozobra autobiográfica se refleja en el no preguntar por temor a la respuesta, que es una inquietud universal y devastadora. Pero debo confesar que ya no puedo oír esta canción sin reírme, porque después de ver a mis grandes amigas, Ana y Marisol (dos de cuatro Reinas Chulas) en “Pinpilenchas”, obra cabaretera que me destruyó la solemnidad o seriedad de ésta canción con la frase de "no es que la frase LA PREFIERO COMPARTIDA ANTES QUE VACIAR MI VIDA me parezca una mamada"…magistral, y pues de ahora en adelante, simplemente esta canción ya no me sintoniza en el azote.

Tan sólo para esta etapa de desamparo solitario recopilé 6 canciones de Joaquín Sabina, pero una canción en particular me hizo recordar un amor ya muy lejano. ¡Como canté esto y como sufría sabiendo la verdad evidente de esta frase lapidaria: No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedióCon la frente marchita”. La historia, ya tan añeja como el disco del que viene, no sólo me resuena porque la chica nunca me hizo caso verdaderamente, sino porque como en la canción la blanca nieves de mis suspiros era una argentinita que se moría por volver, como cantaba Gardel y lo último que supe de ella es justamente que regresó a la Argentina y me la imagino dormida en ataúd de cristal, esperando un príncipe azul que creo nunca llegó. A lo mejor por eso no quiero ir a Buenos Aires, no vaya a ser que me ponga a gritar: ¿Dónde estás?

En ese mismo tenor, la soledad juega con tu mente y te hace creer que ya no habrá nadie como el amado que se perdió y …siento que como tu no habrá nadieRazones” de Bebe, sólo óiganla,… cuantos, cuantos besos de agua, he mandado yo en estos últimos años. Una anécdota sobre este video. Cuando se comparte todo en la vida con una pareja con reciprocidad, es simplemente maravilloso encontrarte oyendo el concierto que le dedicaron varios artistas a los republicanos españoles aún vivos tomado de la mano de alguien que sabes entiende la profundidad de tus lagrimas. Este video justamente es el inicio de ese concierto, pero no oí esta canción con mi ex porque, aunque creo que la excesiva distancia y el viaje en transporte público explicaron nuestro retraso, creo que en el fondo, no era el momento de oír esta canción con ella, sería después mi ex, si, pero hay momentos para cada canción, para cada vivencia, y esa vez...nos tocaban otras maravillosas canciones. 

Para terminar el discursar por esta etapa, cabe confesar que la soledad a veces puede ser paradojicamente concurrida, … he besado otros labios buscandopero solo consiguen hacerme recordar los tuyos… terrible realidad de soledad aún con compañía, que presagia la caída al fondo! “Inolvidable”, que buena versión la de Bebo y el Cigala.

 

El Fondo del Azote

Y así se llega por fin al fondo, éste momento polifacético en el que uno hace locuras, cree que todo es negro, que te devalúa al máximo y que al final,… gritas !ya basta¡. Cuatro subetapas que uno transita de ida y de vuelta, o en espiral descendente o a veces, cuando se vislumbra la ascendencia se recae a las locuras. En mi caso (y me imagino que el de la mayoría, en realidad) las locuras comienzan con el alcohol, las borracheras y para esto hay muuuuchas canciones, pero desde hace por lo menos 20 años que canto una canción que intenta...¿ayudarme? a ascender sin lograrlo nunca. Las penas siempre se ahogan el licor, siempre se atascan en panHermano Bebe” de un muy peculiar grupo español: Siniestro TotalNo es exactamente una canción de azote, pero en todas las borracheras llega un momento en que quiero poner esta canción. Además, esta canción llegó a mi vida hace muuuchos años también cuando mis amigos preparatorianos y yo perseguimos a multiples chicas españolas que conocimos so pretexto de los 500 años del descubrimiento de América y claro que nos pasó a varios que caímos enamorados perdidamente la primera vez que las vimos en el hotel. 

La gran gran diversión que viví en esos pocos días de su estancia sólo podía ser seguida del desamor más terrible y más complejo que hubiese yo experimentado a esa fecha. Grandes historias la verdad: chicas que no se enteraron que las amaba, chicas que me rechazaron, chicas que me hicieron caso por las razones equivocadas, triángulos amorosos, desengaños, el terrible y falaz un clavo que saca otro clavo y por supuesto: amores epistolares y sentimientos desbordados con música. Y justo de esa época y directamente relacionada con estas chicas, pero que se volvió una canción indispensable para mi azote: “Cadillac Solitariode Loquillo y los TrogloditasAún canto con cariño recordando una noche en la playa de Tenerife llena de besos y lagrimas: creí que podía olvidarte sin más, y aún a ratos ya vesPero ya hace tiempo que me has dejado, y probablemente me habrás olvidadoy dice la gente que ahora eres formal, y yo aquí borracho en el Cadillac...triste y solitario y no estas Tú.

Pero las locuras del fondo no sólo son alcohólicas. En mi caso, me ha dado por hacer varios tipos de locuras y a varios de ustedes les ha tocado verme o sufrirme, así que va una disculpa y mi agradecimiento. Una locura muy particular de mi azote es, debo confesar, el caminar en la noche intentando reflexionar sobre el triste proceso del fondo. “La noche de mi mal” que es una canción que habla precisamente de caminar y caminar para apaciguar un sentimiento….horas he caminado yo en ciertas noches de dolor. Después ya ves, caminé hasta dónde pude, terminé llorando a mares donde no me vieras Tú: Lila Downs.

 

Y en las locuras buscas incluso lastimarte físicamente y ahí tenemos el gran gran himno del azote súmmum: Los RodríguezCopa Rota”. En el hoyo más profundo en el que puedes caer, te abandonas al tormento físico porque ese pude ser mejor que el emocional. …atormentado por la Ingrata que se fuesírveme una copa rota, quiero sangrar gota a gota el veneno de su amorcon el filo de ésta copa, borrar la huella de un beso traicionero que me dio Locura máxima, para el fondo más profundo.

Si se sobrevive a la sub-etapa anterior llegas a un fondo inmóvil, al fondo negro, al ‘Todo está Perdido’, al dolor profundo e insondable y ahí, por ahora, clasifiqué 50 canciones, pero no comentaré tantas porque no habría ciberespacio que lo aguante. Pero por citar a tres grandes con tres canciones imprescindibles en esta subetapa. Primero, de la época de los viajes familiares en carretera, pero que no ha perdido ningún efecto, al grado de que en el concierto de Oscar Chavez del 2010, me recordaba, lacerando mi voluntad, que es muy difícil salir del fondo del azote, la increíble canción “Por Ti, me ha dado por llorar como el mar, me he puesto a sollozar como el cielo. Realmente increíble. Segunda, al mismo nivel, aunque la oí unos pocos años después “Así estoy yo sin ti” de Joaquín Sabina: Inútil como un sello por triplicado, como el semen de los ahorcados, como el libro del porvenir,así estoy yo sin ti. Y tercero, “Ojala” de Silvio Rodriquez, que abre la emoción más sensible que quisieras no poder pensar, recordar, tocar ni cantando a la persona que ya no está, pero justo, la escénica del fondo te impide eso, pero la catarsis, para mí, se consigue cantando canciones maravillosas como ésta, con frases tan contundentes y autobiográficas como: Ojalá que el deseo se vaya tras de ti, …Ojalá, por lo menos, me lleve la muerte.

Un Icono de la cultura popular mexicana, quizás latinoamericana y pináculo de la canción del Fondo más profundo: José José, “El triste” con frases tan adecuadas para el fondo como: Hoy quiero saborear mi dolor, no pido compasión ni piedad. Éste es el espíritu mismo del Fondo, pero realmente no se tiene entendida la esencia de ésta etapa del azote hasta que uno no ve 'Rivotrip'….show cabaretero en el que mi amigo Tareke canta ésta canción con la voz quebrada y tirado en el piso…uuuuf! (en una de las primeras versiones del show, ya se tira al piso en otra) Eso es estar en el fondo! Otra versión comercial que creo no está mal es la de Julieta Venegas, aunque nada como la del Tareke.

Siguiendo con los grandes iconos, ahora uno latinamericano, icono que no podía faltar en esta disertación aunque sus canciones no son en castellano: Chico Buarque, la gran canción para este fondo terrible “Sem você”, en el idioma que sea se siente el azote, pero dice algo así: Sin ti, todo es sufrimiento, en esa soledad del fondo, después de la tormenta, calma, pero sin ti

Otra canción que quiero buscar en sus múltiples versiones “Paloma Negra”, uuuf!, aunque te ame con locura ya no vuelvas dos tequilas y ésta canción son el inicio del error que te mantiene en el Fondo, la añoranza y la esperanza fútil del regreso. Hay muchas versiones, pero siguiendo con las musas, pues por que no: Lola Beltrán, o Lila Downs.

Otro genero consustancial al azote es el flamenco, por supuesto! pero recomiendo ahora una canción del ‘nuevo’ flamenco, con frases tan atemporales y universales como: Que mal me siento sin ella, ya no tengo ilusión, me falta la alegría,mi corazón va a estallar. JODER!!! Navajita PlateáMi corazón va a estallar”.

Y pues en el rock también, y porque no el rock mexicano, el bueno y de larga trayectoria, Jaime López, que es verdad que tiene demasiada vitalidad y energía para la depresión del fondo, pero la letra de “Tu maldición” (Video 1) (video 2)es simple y sencillamente ad hoc para ésta etapa en dónde todo es negro, te sientes morir, todo está maldito y ahí te quieres quedar: Más mal no me puede ir, ya estoy, en un ataúdLa maldición es que sigo estando vivo!!!! (Comentario al margen: tremendo y cruel juego del destino cuando asistes al concierto del segundo video con alguien que pronto será tu EX! y con la que me temo, ya era casi tiempo de oir esta canción).

Y ahí, en ese hondo pozo, la penúltima subetapa del fondo es la autodevaluación y aquí sólo dos canciones, la que dice literalmente: ya no eres nada, “la Garra” de Santa Sabina no exclusiva del azote, pero así se siente cuando crees que ya no queda nada de ti por el sufrimiento, hasta la garra en tu corazón quieres que apriete y todo termine (¿a poco no era increíble Rita?). Y bueno, quizás mi canción favorita de Joaquín SabinaCalle melancolía”, que es un impresionantes poema que se disfruta ampliamente cantado, paradójicamente, con lágrimas en los ojos. Sabina tiene esta capacidad de capturar en sus letras tantas circunstancias universales para el desamor y en éste particular ejemplo hay dos frases devastadoras: me abrazo a la ausencia que dejas en mi cama y vivo, en el numero 7 calle melancolía, quiero mudarme hace años al barrio de la alegría, pero siempre que lo intento ha salido ya el tranvía… simple y sencillamente no puedo mudarme.

 

Pero es claro que uno no puede estar en este fondo por siempre y por lo tanto, uno comienza a salir asumiendo un rotundo !Ya basta! y esa actitud se aborda con un “Me estoy quitando”, gran canción de un grupo progresivo-rockero-flamenco-underground de Malaga, Estado Español: Tabletom, que canta poco al desamor, pero ésta canción tiene grandes frases: ...estoy buscando al doctor, para que me de la receta, pa olvidarme de tu amor  y no volverme majareta... creo que es inevitable no volverse un poco loco/majareta, y lástima que no haya recetas, pero hay más: Yo te tengo que dejar, Yo tengo que olvidarte, para no volverme loquito, loquito...la paranoia de la soledad nos va atrapando y se hace insostenible, hay que salir del fondo. (Video1)(video 2) (lástima que el primer video se corta) Un gran, gran, gran grupo, de verdad yo estoy más que agradecido a mi primo ‘El Güero’ por presentarme ésta maravilla musical. Dense un tiempo para conocer más música de estos cuates, que ya no seguirán haciéndola, para nuestra desgracia, ya que aconteció otra insustituible pérdida este 2011: Roberto González “Rockberto”; éste hombre no sólo era un genio musical, también un ejemplo de vida para muchos, sólo que cuesta seguir el ejemplo anarquista tan bien plantado, pero reconozco que él si pudo.

También del Estado Español pero en un giro de 180 grados musicales y de reconocimiento popular musical, está “Princesa” de Joaquín Sabina que pongo como referencia y remembranza necesaria del pasado, ya lejano pero no por ello menos significativo. Es increíble como cantar puede ayudarte a crecer, y la frase:… cómo no recordartecuando tenías aún esa forma de hacerme daño hace eco directo a uno de esos primeros amores no correspondidos y esta canción la asimilé justo en ese momento del exclamar !ya no más, se acacó! que me tomó mucho tiempo aceptar, pero que fue asumido con tanta fuerza, que esa experiencia me sirve hasta la fecha, todo hay que agradecerlo y en esto si me ayudó aquella chica de la boca de fresa, que nunca probé.

Pero, Sabina tiene otra gran canción para esta sub-etapa “Cerrado por derribo” o “A los dos nos sobran los motivos”, ambas me encanta cantarlas cuando justo la ruina de Don Juan descubre lo poco que dura la vida eterna por el túnel de sus piernas, y entonces si: Por las arrugas de mi voz, se filtra la desolación de saber que estos son los últimos versos que te escribo.... ole ahí!

Desde Chile Los Bunkers cantan “Llueve sobre la ciudad” que fue la primera canción que me gustó de ellos y contiene la frase Siento que es momento de olvidarme ya de ti, es la declaración básica del final de la etapa del fondo, canción y grupo que mi ex me presentó…mmm un como amargo presagio musical, pero, gran grupo también, eso si.

Mirar hacia arriba

La reafirmación del cliche del que se cae y dice, de aquí sólo puede uno levantarse, comienza con la etapa del azote: Mirar hacia arriba y creo que eso se inicia reconociendo la culpa del otro y las malas acciones que te han hecho a ti, puedes incluso excederte y llegar al extremo de enunciar que el problema es que tu ex pareja, era...”MALA”, mala como la censura,... mala como la miseria, ...mala como la decencia, ...MALA porque no me quieres... gran canción de alguien a quién, además de admirar musical y personalmente, quiero mucho y respeto aún más!: Liliana Felipe. Sus letras no tienen desperdicio! Hace poco tuve la inmensa suerte de oir justo esta canción en El Vicio en un concierto especial que se dio ahí y simple y sencillamente fue sublime.

 

Pero la realida nunca será tan dramática, será suficiente con decir: adiós a tus mentiras, o sólo reconocer que hay cosas que no querías ver, o que el amor cegaba y hasta puedes reflexionar y decirle a la distancia: en verdad nunca te creí capaz de algunas cosas, o cantar...la desilusión me ha venido a verBebe, “Escuece” dura canción, dura como la realidad. Mismo sentido, dura canción también,  “Tu”, de Los BunkersMenos directa pero muy divertida de cantar “Embustera” de Joaquín Sabina, ya para este punto hasta hay que agradecer que lo hayan dejado (Hace dos años cómo goce cantando a todo pulmón esta canción en el último concierto al que fui de este hombre). 

 

Escalar en el autoengaño

La dura confrontación de la útima etapa te permite entonces comenzar a incorporarte para salir del hoyo en el que te encuentras, pero generalmente comienzas a escalar afianzado en mentiras, te engañas a ti mismo sobre diversas cosas, pero ahí, en ese escalar esta el inicio de la salida, la superación. Y la primera mentira es quizás el ‘nunca te ame’ y si no, al menos ‘ya te olvidé’, pero es muy pronto, así que uno canta hoy tu nombre se me olvida, “Se me óvido que te olvidéBebo y Cigala, aunque justo al cantarla se da uno cuenta de la profundidad de la mentira. Siguiendo esta vena flamenca, no hay como “Me olvidaste, te olvidé” del impresionante Camarón de la Isla, con frases cargadas de desprecio como: Si el cariño se pagara, nunca me pagarías; si intentaras de pagarme, el precio yo lo pondría.

De ésta mentira se salta a la mentira de que tu expareja es en realidad lo peor, hasta veneno, al menos uno está seguro en ésta etapa que podría tener “Veneno en la piel”, Radio Futura, y debo aclarar que la letra no aplica en el caso concreto a ninguna de mis ex’s … pero igual, el sentimiento de que fuera alguna una bruja consumada quizás en más de una ocasión.

El gran Oscar Chavez tiene dos canciones muy simpáticas y muy adecuadas para esta etapa de denostación del examado “Ingrata pérgida” y “La pulquería” con frases como: “tu me estrujastes todito el corazón,ingrata mujer perjura, le robaste la ternura a mi pobre corazón,Ingrata méndiga palabras no son obras, ahora tu, me sobras y yo te falto a tiosi algún día nos encontramos, para ti no habrá perdón”.

Y un paso más allá: sólo siento por ti odio, odio por ti, frase literal de una de las canciones que debo confesarles que considero malita, pero muy simpática, directo de la movida madrileña y reconociendo que ésta mujer sacudió la escena musical española y la de México (su país de origen en realidad), Alaska y los Pegamoides, “oidio”. (Dato curioso ¿sabían que Alaska es una protagonista en la primera película de Almodovar, otro ícono de la movida...y con escena truqueada de lluvia dorada, sadomasoquismo y todo....muy simpática)

Mucho mejor canción “Rencor, gran tango en realidad, de Liliana Felipe : La odian mis ojos porque la miraron,...Y es tan grande mi odio como fue mi amor... pero sabia como acertada la canción que justo revela también la falsedad de ésta etapa en su final confiesa la realidad del sentimiento que se obscurece en el engaño de ésta etapa de tratar de salir del azote, porque eso que sientes con tanta vehemencia quizás se esconde aún otro sentimiento, uno que quieres dejar y no quieres reconocer: amor. 

Pero sea cual sea el hundido sentimiento verdadero de ésta etapa uno puede llegar a desear la violencia física última sobre la otra persona: ‘que se muera’ o al menos cantar y no me arrepiento de haberte querido, pero de no haberte matado cuando pude, frase de “Ríos de Lágrimas” de Los Fabulosos Cadillacs. O menos conocida, pero indispensable para mi: “Bailaré sobre tu tumba” que te degollaré con un disco afilado, de los Rolling Stones o de los Shadows... Y morirás mientras se ríe el Disc Jokey, y bailaré sobre tu tumba, ejemplo básico del punk del estado español de hace treinta años casi: Siniestro Total.

En el espíritu cabaretero, canción que está tanto en disco de Regina Orozco y de Liliana Felipe (la autora) el “Protoplasma” (Video 1)(video 2) para cantar y hacerle de cosas y luego preguntar: ¿a ver que haces sin protoplasma? ¿qué haces sin ojos, sin lengua, sin pelos, sin alma y aparte ...sin mi? Y la verdad es: todo eso yo te quise hace, no más no te dio por volver.... así es, así es, la apología de “la Ardilla” de La Banda de las Recodas, todos esos males te desee, pero … pos tu ya no estabas.

 

La Esquizofrenia

Escalando la salida del fondo se presenta una etapa más alegre y constructiva del azote, una etapa esquizofrénica, una etapa de tirarse al drama pero contento, cantando y en mi caso, hasta bailando. Hay varios grupos y canciones para esta etapa esquizofrénia, como El Gran Silencio, “No sabemos amar”, pero pocos grupos mexicanos y pocos de SKA han logrado que me interese por ellos como Panteón Rococó, poco a poco fueron creciendo en mi, azote tras azote, y en varios aspectos, sus letras, su posición política, su actitud en el escenario, etc… bien con ellos sin duda y además la mitad de sus canciones me gustan por el lado social y la otra mitad porque son AZOTADÍZIMAS!!! así que entenderán que tienen varias canciones que aplican a diversas etapas, pero como en la esquizofrenia puedes oír de todo y atravesar todas las otras etapas en orgías musicales, las pongo juntas. De lo poco que conozco de Panteón encontré once canciones adecuadas para el azote en general, pero sólo les recomendaré cuatro por ahora: la conocida “La dosis perfecta” …cuanto, pero cuanto alcohol, lágrimas y sudor del baile hay alrededor de esta canción; no quiero cobrarme, sólo quiero que te quedes aquí ...hoy te vas, pero se que regresarás, porque lo que yo te di no lo encontrarás jamás ...pues eso que ni qué!!! Fuerte, pero también importante escuchar “Qué pasará” dura canción para mi en varios aspectos, pero categórica frase:  qué va a pasar con éste dolor, cuando yo me olvide de él… paso importante para la superación del azote. La tercera con frases como ayúdame a olvidarla, que esta noche estoy muy solo y no quiero recordarla, realmente entra de lleno en la esquizofrenia, del canto, del baile, del hacer, del no hacer, del necesitar ayuda, Vendedora de caricias”. Pero creo que hay que terminar bailando “Acábame de Matar” porque si ya acabaste con mi corazón, da igual que muera lo demás.

 

Dimensionar todo en su justa proporción

Pero para realmente dar pasos sólidos hacia la superación del azote, después de bailar y sobre todo cantar esas cosas desgarradoras, hay que comenzar a poner todo en su justa proporción, hay que dimensionar lo pasado y ponderar lo futuro. Para ésta etapa me resuena una frase de Los Bunkers: cuanto nos pueden defraudar los sueños que tuvimos ayer, “Entre mis brazos” y si, pueden al reconocer que no hay vuelta atrás, pero entonces mejor cantar: estrofas de una canción, eso eres tú, eso soy yoNada especial” de Rosendo que además tiene la frase casi autobiográfica de: la culpa es del gobierno, si yo tuviera tu edad... en definitiva en ésta etapa te das cuenta que no es culpa tuya solamente, no es culpa de ella solamente, puede ser algo mucho más simple cómo canta también Rosendo: Que desastre somos dos, uno quiere y otro no; “Del pulmón”.

 

 

Soledad con ecuanimidad

Pero el equilibrio aparente que precede este entendimiento de la justa correspondencia entre la acción y la consecuencia provoca una etapa de soledad ecuánime, pero soledad al fin y al cabo, una soledad más reflexiva y muchas veces, al menos para mi, muy constructiva, quizás menos creativa que la etapa constructiva que hay en el fondo, pero muy útil para reorganizar tú vida.

Canciones aquí más crípticas quizás, como: cuando no hay más que decirnos, me hago uno con el humo, serpenteando la razón... “Bocanada” del gran Gustavo Cerati que me gusta y me acompañará siempre, u otro poeta, que también es argentino y también, tras una canción dedicada a Durito, se ha vuelto de mi repertorio indispensable, León Gieco que tiene una apacible canción que me encanta y que justo cuando estás sólo en la reflexión Vienen a visitarte de tanto en tanto ellos solos se anuncian en un sueño liviano juntan las manos, son los viejos amores que te recorren laberinto de flores aunque no los nombres... Enorme! “Viejos amores”.

Pero también ésta soledad ecuánime tiene su himno sabiniano precisamente, “Que se llama soledad” y justo ahí cuando la vida, como ahora, se me va en lo que escribo, uno se consigue amantes inoportunas, para mi, Soledad también, pero de vez en cuando Ausencia. Y además el tiempo se dilata por las noches, se expande, y entonces cobra mucho sentido esto de que uno tarda en olvidar a la amada o a superar el azote, “19 días, pero más de 500 noches”. No elegiré frases de ésta canción... Toda, toda ella es un acierto, cada palabra la entiendo como si fueran mías, no es otra cosa que una estocada directa al corazón, que sólo me permite recuperarme al cantarla, porque además cómo me gusta, como me divierte cantar esta canción.

 

 

Reflexionar sobre el amor

Y ahora ya es tiempo para que reflexión se instale, y  se convierte en una etapa en si misma, la reflexión sobre el amor, sobre sus características, su complejidad, sus formas y sus transformaciones. Reflexión fútil quizás, pero yo al menos siempre me la hago.

Me gustaría compartir otra historia que me hizo reflexionar mucho en su momento sobre el deseo, el amor, las relaciones, las intenciones, las aspiración, el valor, etc. es una historia simpática del  2007 o 2008, en un periodo entre historias amorosas importantes, y que comenzó al encontrarme con una chica, guapa, inteligente, simpática etc... que estaba en pleno esparcimiento (si esparcimiento) esto es, que ella jugaba a las escondidas de ella misma y de quienes la cortejábamos (en plural por supuesto), ella jugaba y yo le entre, con ánimos de probar, pero para variar, yo quería jugar abiertamente y de frente, pero ella estaba más cómoda con las apariencias y la duda, el juego como ella lo sabía jugar. Bueno, la anécdota musical es que en esa época fui a ver un show en el que mi amiga Nora acompañaba a un maestro de la universidad, el genial Hernán del Riego y ésta canción me tomó por sorpresa y con la guardia abajo; ahí en el foro Sor Juana Inés de la Cruz, a media canción se me humedecieron los ojos, al entender que la letra contaba lo que iba a pasar irremediablemente entre nosotros: porque no te atreviste, porque yo no te bese … y así siento, así fue, esa historia… y queriéndolo los dos, y deseándonos así los dos y aún así… como no queremos nada, se lo cargó la chingada. Hay que reconocer los errores así como los aciertos en el amor porque definitivamente es un juego muy complejo; la canción: “Un amor imposible” (Video 1)(video 2). Al día siguiente la invite al teatro, pero regresé, más de una vez como es mi costumbre, pero siempre sólo a ver el espectáculo.  (es la tercera canción del fragmento del show que tuve la suerte de encontrar en la red, pero se corta, así que pongo los dos fragmentos de un magnífico espectáculo que hace años vi).

 

Por supuesto que la complejidad no es nueva y además parece ser que las personas no aprendemos y por las centurias vamos intentando una y otra vez. Un maravilloso ejemplo de esto es un tango de inspiración hípica, impresionante de cabo a rabo, el gran Carlos Gardel “Por una cabeza”.  Excelente la inspiración de Gardel en éste uno de sus pasatiempos favoritos (las carreras de caballos) para regalarnos una insuperable metáfora al amor:  Cuánto desengaño, por una cabeza; yo juré mil veces, no vuelvo a insistir; pero si un mirar, me hiere al pasar; su boca de fuego, otra vez quiero besar. Gran canción, una y otra vez hay que decir: Pero si algún pingo llega fija el domingo, yo me juego entero que el voy a hacer. Les dejo una versión por Los Pericos.

Otra canción críptica y que aunado al problema de su brevedad, se vuelve casi indescifrable, nos revela con contundencia la paradoja de la fugacidad y la  atemporalidad del sentimiento del que nunca podremos librarnos: pese a que de aquel amor de “Música ligera”, nada más queda,… nada nos libra…ahí estamos y estaremos, una y otra vez. Canción en completa sintonía con mi adolescencia, ya que es lanzada a principios de la década de los noventa; mi paso por la prepa (el instituto) no se entiende sin oír ésta canción en todas las fiestas, todas las estaciones de música (incluso Rock 101) en todos los bares y discos, su omnipresencia sólo era superado por mi azote perpetuo y ese vano esfuerzo de entender lo inentendible. Pináculo del Rock Argentino quizás, de todo el Rock latinoamericano  Escuchen, canten, disfruten: Soda Stereo.

 

Siguiendo en argentina pero más en el estilo de música que me recuerda a mi Padre, añorando la ilusión de tocar la guitarra y compartir las emociones como el maestro Atahualpa Yupanqui, que en esta etapa reflexiva y autocrítica del amor canta en “Zamba del Otoño”: En una cueva del cerro, escondí mi corazón, paque lo quiero conmigo, si sólo me han dado trabajo y rigor, paque lo quiero conmigo, si sólo me han dado trabajo y rigor. Una reflexión que irremediablemente todo mudo hace al salir del azote.

Una canción que después de discursar con el amor, no lo puedo evitar, porque es una canción que se supone haberlo descifrado: “Amor se llama el juego” de Joaquín Sabina. Como la voz de mi conciencia cada vez que trato de analizar la última relación afectiva fracasada en turno, oigo la pequeño Juaco que aparece en mi hombro que me obliga a cantar:   ni inocentes, ni culpables, corazones que destroza el temporal, carnes de cañón … y susurra, recuerda:  Amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño.

Pero es indescifrable el amor, sino, sería fácil y aburrido todo, pero como duele ya para terminar de salir del azote uno busca culpable y pues, aunque falaz, pues el más indicado es el amor mismo y la verdad, desde que oí “Me cago en el amor” me pareció la apología del azote, la quintaesencia del conflicto amoroso ¿Por qué voy a creer yo en el amor, si me traiciona y abandona cuando mejor estoy?Aunque parezca que tienes la culpa, la culpa es del amor!!!. Me debato aún entre si entender la canción como una verdad incuestionable o no, pero lo que es evidente es que Tonino Carotone tiene un gran sentido del humor y el vídeo de esta canción es muy divertido, gran gran himno del azote.

Después de un rato entiendo que no es así, pero todas las historias con mis “ex’s” han llegado al punto del amor apesta, esencial para mi avance, me temo; y ya con unas cuantas historias recorridas uno tiene a analizarlas en su conjunto y encontrar similitudes y diferencias, y ahí, en esa reflexión y entendiendo que la verdad a veces uno exige demasiado del otro, cuando la culpa es claramente del amor, pues piensa en retrospectiva que es obvio que tampoco es culpa de tus parejas, es más!! llegas al punto de concederles toda la razón por dejarte! y hasta entender que visto lo visto, exigirles amor de vuelta era un abuso emocional. Debo confesar que la última canción de Joaquín Sabina que comentaré, no es una canción autobiográfica pero, con todas mis ex's debo reconocer que algún momento, si me hice yo la pregunta para salir del hoyo, bueno después de todo lo pasado, de todo lo que pasé y di ¿no es demasiado..., no es un exceso de mi parte, ...pedirles que me quisieran? Un abuso. En fin, todo dentro del humor indispensable para la vida, recomiendo ésta canción “Que hermosas eran”, y reitero ninguna de mis ex's es, o ha sido una harpía, una bruja o un dolor de parto, afortunadamente … pero quizás, quizás, alguna como maruja….pero eso me da igual; y eso si… aún afirmo y coincido con la letra, después de todo... que hermosas eran…

 

Te deseo lo mejor

Y justo tras esa reflexión, puedes, si quieres, dar el siguiente y último paso, fuera del azote. La superación definitiva, en mi muy humilde opinión, es cuando puedes, de todo corazón desearle todo lo mejor a tu ex pareja y hasta preocuparse por ella aún. No he encontrado una canción con ese sentimiento pleno de deseos sin culpas, sin remordimientos, pero hay grandes exponentes de ello como Los Rodriguez con “Buena suerte” que parece reconocer que acá en el Distrito Federal, con más de 25 millones de personas es claro que la ciudad  es tan ciega la ciudad que no nos vemos y yo. Incluso en la ranchera, en su vehemencia rencorosa encuentras en “Que te vaya bonitoese deseo de  que la vida te vista de suerte... Chavela Vargas. Y por último confieso, me  hubiera encantado tener la entereza y madurez de haber cantado la siguiente canción pronto después del adiós, pero a mi me ha tomado tiempo cantarla con sinceridad…ésta canción musicalmente no es fácil de incorporar a mi azote particular (no soy mucho de este estilo), al menos no ahora, pero la letra…es dura y la reconozco como buena y acertada. Yo la conocía pero el destino va moldeando las situaciones para que una canción que hace unos años no te afectaba, un día se convierte en un golpe al hígado y así ésta,... muy dura en retrospectiva: “Mírame bien” de Pablo Milanes.

Y así, día tras día, mes tras mes, año tras año, amor tras amor va discursando la vida. Y como ya les había puesto hace dos años, se desde el fondo de mi ser (quizás muy en el fondo) que el Amor es una de las pocas cosas que hacen interesante nuestro paso por ésta esfera azul cósmica. Cueste lo que cueste, duela lo que duela cuando irremediablemente termina, confieso que estoy convencido de que vale la pena seguir enamorándose perdidamente. Porque, sino ¿Cuándo va a oír uno con atención tantas canciones maravillosas y además sintonizándose realmente con lo que dicen y trasmiten? Hasta el siguiente azote.

 



Canciones para el Azote, en castellano
Canciones para el azote, en inglés
Disertación Rockera en torno al Azote, en inglés

Derechos no reservados   •  Contacto: comentarios@eltroldesdesucaverna.com.
Diseño y Desarrollo del sitio   •   Diseño cabeceras: Edith López Ovalle